Páginas vistas por los Aprendices

miércoles, 26 de marzo de 2014

Técnicas creativas: Lluvia de ideas o "Brainstorming"


Querido viajero,

¿Qué tal va tu aventura? ¿Ya estás poniendo en práctica alguna recomendación de la Taberna? Vamos, entra. Acomódate y ¡recuerda que estás en tu casa!

Hoy te hablaré de uno de los temas más importantes para los amantes de las letras. Si eres escritor o quieres serlo, ¡cuanto menos debes ser alguien muy creativo! Pero ser creativo no significa tener ideas las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana (desgraciadamente). 

Soy de la opinión que, igual que el deportista entrena cada día, el escritor también debe hacerlo aunque de distinta forma, claro está. El que quiere correr una maratón no se presenta directamente el día de la carrera e intenta llegar a la meta... (yo creo que llegaría al final, pero en ambulancia). Previamente ha entrenado. Ha dedicado muchas horas a desarrollar sus músculos, la resistencia en la carrera, ha adaptado su respiración e incluso ha cambiado sus hábitos alimenticios para lograr su objetivo. Tú como escritor también tienes que entrenarte. Esta humilde tabernera cree que puedes considerar la creatividad como un don, pero un don al que debes alimentar, ejercitar y potenciar día a día

Existen técnicas creativas que te ayudarán a fortalecer tu ya destacada imaginación. Hoy voy a explicarte el llamado "brainstorming", también conocido como lluvia o tormenta de ideas.

Lluvia de ideas - Brainstorming 

Normalmente esta técnica se realiza en grupos y consiste en plantear una temática y luego generar el mayor número de ideas posibles sobre ella. Hoy en la Taberna voy a mostrarte cómo hacer un brainstorming individual para potenciar tu creatividad. ¿Te gusta la idea? ¡Estupendo! ¡Vamos allá!

Lo primero que tienes que saber es que en el brainstorming no existen los tabúes, todas las ideas que pasan por tu cabeza son buenas, así que coge papel y boli porque vamos a empezar a sacudir tu mente. Enserio... coge un papel, ¡no seas perezoso/a!

Si aún estás gestando tu historia, quizá te ayude el hecho de apuntar todas las ideas que se te ocurran, por muy absurdas que te parezcan en un principio. Lo divertido del Brainstorming ¡es que no hay límites! Por ejemplo, imagínate que estás escribiendo sobre un ladrón que intenta robar en una mercería... Aquí lo que yo haría sería cogermi bolígrafo, ponerme de tiempo unos 45 segundos e ir anotando todo lo que se me ocurriera. En realidad lo he hecho, os dejo los resultados: 

Resultados: el ladrón entra pistola en mano / la pistola es un pepino, su hijo de 3 años le dio el cambiazo la noche anterior / la dependienta, de 75 años, saca su katana / resulta ser una ninja retirada con ganas de guerra / el ladrón, muerto de miedo intenta escapar, pero un grupo de abueletes del tamaño de porteros de discoteca le detienen antes de que escapase. / El hijo del ladrón tiene en su tupper una pistola del calibre 44.

Ahora prueba tú. Pon un cronómetro con un minuto y medio y escribe todo lo que se te ocurra sobre: Una monja que caminaba por el desierto. Puedes compartir tus resultados con los demás viajeros que pasan por la Taberna. ¡Será divertido! 

Pero además de entretenido, lo que has hecho sin darte cuenta es estimular tu creatividad, entrenarla de forma sencilla. Esta es una técnica que te ayudará tanto en momentos en los que te estanques en tu historia, como cuando necesites nuevas ideas. Empieza siempre con una base para la historia y a partir de ahí deja volar tu imaginación. Cuando tengas las ideas, seguro que escoges las que más te gusten y de ahí, surgirán muchas más. Como ves, todo es cuestión de practicar.

Creo que de momento dejaré que practiques con el brainstorming. Recuerda que estoy en la Taberna si me necesitas. ¡Nos vemos en la próxima entrada, aventurero! 







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Dragonica Purple Star Glove Pointer